martes, 4 de agosto de 2015

Books | Volver a los Clasicos - Un Mundo Feliz

No se olviden de participar del sorteo aqui!

Hola hermosas! Se nos fueron las vacaciones, pero yo sigo tremendamente feliz, aprobe mi primera materia libre con 9, y otra "doble" (en mi facultad algunas catedras tienen contenidos de dos materias diferentes, para no sobrecargar el plan de estudios; en este caso era Derecho Comercial parte General y Derecho de Seguros) con 7 segun mi libreta y 8 segun el sistema de la facu (por las dudas no voy a pedir que me cambien la de la libreta, no vaya a ser que me bajen la nota del sistema), asi que eso, feliz como una lombriz, sumado a otra buena noticia: con novio estamos ahorrando para ir en Septiembre a la Expo Estetica (!!!!!!!!!), quizas para ustedes sea mucha anticipacion, pero como gente del campo que soy y siendo mi primera vez en Buenos Aires, no viene mal algo de preparacion, si tienen algun consejito o recomendacion para darme sera mas que bienvenida.
En cuanto al post de hoy, les traigo una reseña para el Reto Volver a los Clasicos de Dani y Ayleen, en este caso la consigna es un libro del Siglo XX: Un Mundo Feliz de Aldous Huxley. Vamos a por ella, que es bastante larguita.


Sinopsis: “Un Mundo Feliz es un clásico de la literatura de este siglo, una sombría metáfora sobre el futuro. La novela describe un mundo en el que finalmente se han cumplido los peores vaticinios: triunfan los dioses del consumo y la comodidad, y el orbe se organiza en diez zonas en apariencia seguras y estables. Sin embargo, este mundo ha sacrificado valores humanos esenciales, y sus habitantes son procreados in vitro a imagen y semejanza de una cadena de montaje…”

Lo amé. Listo. Nos vemos a la próxima (?). Bueno, no. Desde que leí 1984 de George Orwell que ansiaba leer este libro. Si bien ambos son planteos distopicos de la sociedad, lo encaran desde puntos de vista completamente diferentes: en Orwell vemos una grupo societario disciplinario, al mejor estilo de los totalitarismos de la primera mitad del siglo XX; Huxley por el contrario nos presenta una sociedad de control, donde los mecanismos para manejar a la población son mucho más sutiles, pero también más efectivos. Y estoy de acuerdo con la segunda postura, porque es a ese tipo de sociedad al que estamos yendo, si no es que ya estamos ahí. Perdonen si me voy mucho por las ramas, pero siento que hay tanto para decir de este libro, tantos planteos y cuestionamientos que podemos hacer sobre nuestra sociedad a partir de esta lectura, que no creo que pueda limitarme a una crítica pura y exclusivamente literaria.

En el mundo feliz que nos muestra Huxley, la sociedad está dividida en castas, cuyos integrantes han sido condicionados desde el nacimiento para pertenecer ahí y no desear nada más que lo que tienen. Es casi la aplicación del principio budista “el origen del sufrimiento es el deseo”, eliminas la causa del sufrimiento y solo tienes felicidad. Pero el precio pagado por esa felicidad es demasiado alto, nadie desea cosas, no porque no quieran, sino porque no pueden: el libre albedrio como lo conocemos ha sido exterminado, es imposible pensar diferente a como lo hace la casta en la que estamos, la creatividad no existe, y por ende no existe el arte, la religión, ni siquiera existe el amor. Se elimina el factor humanidad, y solo queda el determinismo que nos impone la manipulación genética de los fetos y el condicionamiento a través de la hipnopedia (educación a través del sueño).

El problema de la historia surge cuando algunos miembros de la casta más alta, los Alpha, se desprenden de ese determinismo, y toman conciencia de lo que están sacrificando para mantener el orden y la “felicidad”. Bernard Marx, en la sociedad feliz, y John el Salvaje, son quienes nos guían a través de esta inconformidad, al sentirse ajenos a sus grupos sociales, y, en síntesis, nos muestran que se pierde al resignarse a ser feliz.

La historia no se concentra en ningún personaje en particular, de hecho, saltan de la situación de uno a otro en cuestión de frases, lo que refuerza la idea de colectividad que vemos a lo largo del desarrollo de la sociedad. Al principio del libro nos encontramos con una descripción muy detallista y muy técnica sobre cómo se “crea” a la población, ya que la familia, las parejas y los hijos como los conocemos han sido erradicados, una vez más, para evitar sentimientos como el amor, que nos harían tomar decisiones pensando que es lo mejor para nuestros seres queridos, y no enfocarnos en lo que la sociedad exige que hagamos.

Sinceramente, hablarles de la trama seria relatarles el libro entero, así que les recomiendo encarecidamente que lo lean, porque quizás nuestra sociedad no sea como lo que Huxley imaginó para el futuro, pero no podemos negar las similitudes alarmantes que encontramos. Hoy en día existe cierto condicionamiento en nuestras decisiones, que dependen mucho de nuestra clase social aunque no hayamos sido manipulados genéticamente. Para una persona de clase media alta, por ejemplo, la elección de una carrera universitaria es algo que casi se da por sentado, pero para alguien de clase baja es prácticamente imposible, aun hablando de universidades nacionales de enseñanza gratuita, porque, mas allá de los pocos recursos económicos, la sola idea de educarse hasta ese nivel parece ajena a su estilo de vida, que les exige trabajar desde temprana edad para mantenerse a flote en una sociedad que constantemente nos dice que nuestra medida de valor es nuestra capacidad adquisitiva. 

En Santiago del Estero, curiosamente en el barrio de mi Universidad (que es privada, porque es la única en donde hay Abogacía en la provincia) se ve muy claro como las personas dejan de invertir en mejorar sus casas, enviar a sus hijos a mejores escuelas o continuar la educación más allá del secundario, pero tienen celulares de alta gama, equipos de música super potentes o motos recién compradas.

Las prioridades se encuentran muy distorsionadas en nuestra sociedad, no solo en las clases bajas, como les digo, mi Universidad es un claro ejemplo de contraste en personas con un alto poder adquisitivo y otras que apenas tienen para comer, pero comparten ese rasgo de consumista eternamente insatisfecho. Y es que la economía en general, y la tecnología en particular, están diseñadas hoy en día para que estemos inconformes: los aparatos se vuelven obsoletos en cuestión de meses, cualquier cosa que compremos hoy mañana va a ser “viejo”, y el modelo de éxito que se nos impone en un mundo capitalista como en el que vivimos exige que tengamos lo último, lo más caro, lo más inaccesible para los demás.

Les dije al principio que me iba a costar no irme por las ramas, pero este es un tema que me apasiona muchísimo, y Huxley lo refleja en su literatura de una manera que jamás voy a encontrar en un libro de texto académico sobre economía, sociología o lo que fuere. Mil veces me dije a mi misma que sería más fácil ser “una más del montón”, preocupada solamente por mis uñas, mis cosas, mis problemas y su satisfacción inmediata, respondiendo al modelo de consumo individualista que se necesita para integrarse en nuestra sociedad, que seguro así sufriría menos, y Huxley lo confirma. 

Pero tener conciencia social, pasión por el arte y la cultura, sed de conocimiento, son cosas que vienen indefectiblemente con el sufrimiento, por lo propio y por lo ajeno, por saber que nos manipulan constantemente para ser un engranaje más del capitalismo y que todas nuestras acciones llevan a enriquecer cada vez más a gente que ya tiene todo, y a quien no le importo aplastar a miles de personas y destruir nuestro planeta en su afán de conseguir lo que querían.

Creo que esto terminó siendo más un manifiesto sobre mi postura socio-política que una reseña literaria, aun así espero que hayan disfrutado leerlo, y si deciden leer Un Mundo Feliz o ya lo hicieron, cuéntenme que opinan, que interpretaron, que ven (si es que ven algo) de similitud con nuestra sociedad. 

Acuérdense que siempre me vienen bien sus recomendaciones y sugerencias para próximos libros, de este reto o de Lee el Nombre de tu Blog, aunque no entren en ninguna categoría igual me voy a hacer tiempo para ellos.


Gracias por leerme!

9 comentarios :

  1. ¡Hola!
    No conocía el libro, pero con tu reseña me han dado muchas ganas de leerlo :D
    Eso mismo haré ahora, gracias por mostrarnos tu opinión.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola, me intereso mucho la sinopsis del libro, quizas lo lea en un futuro. con respecto a lo de bsas es una ciudad muy bonita, con un valor cultural muy grande, y unas cuantas postales, y la provincia tambien lo es. Que suerte que puedas venir para estos lares :D

    ResponderEliminar
  3. suena interesante! no lo lei nunca
    hace tiempo que tengo el kindle ahi tirado. Estaba terminando game of thrones, pero como vuelvo tan agotada del laburo ya no leo :( es re triste

    ResponderEliminar
  4. Graias por unirte al reto!
    Primero, cómo obviar uno de los libros de la trilogía casi sagrada de la tradición distópica moderna? Si bien Orwell explora lo institucional, Huxley tiene que ver con lo humano, por lo que es un texto que lo pone a uno a pensar sobre ciertas cosas, como veo que nos pasa a todos los que lo leemos.
    Coincido en muchos puntos de tu reflexión, pero creo que es un tema cultural lo de las prioridades, pues ahora se le da más importancia a lo que parezcas que a lo que seas, lo cual me parece terrible.

    ResponderEliminar
  5. No conocía el libro, tu reseña lo hace interesante.
    un besito

    ResponderEliminar
  6. Tu reseña me ha parecido muy apetecible, abrazos

    ResponderEliminar
  7. Hola Meli! felicitaciones por aprobar!! genia!.Hace un monton que no me tomo ese tiempito para leer pero me quiero poner las pilas!.En cuanto al tema de los intereses sociales estoy re de acuerdo por ahi pienso que cada vez nos "come" mas la tecnologia jajaaj y ya me fui por las ramas.Estoy al tanto del reto aunque sea desde afuera,espero disfrutes de la expo como asi que conozcas a las chicas!!

    ResponderEliminar
  8. Felicidades! He nominado a tu blog al Liebster award. Entra en el enlace y descubre de qué se trata este premio.

    https://anerolserrot.wordpress.com/2015/08/31/arroz-con-mango-recibio-el-liebster-award/

    ResponderEliminar
  9. Uf! Necesito tiempo para ordenar las ideas y eso que leí tu reseña tranquila jajaja. Primero que nada, excelente elección, ya habíamos discutido este tema, me falta a mi leer 1984 para poder hacer un buen debate :D
    Coincido con vos en que las prioridades están distorsionadas, no es que no se busque la felicidad ni la paz sino que se creó este concepto erróneo de que la felicidad y la paz viene de la mano del éxito y que si no tenés el último modelo no podés ser feliz.
    La más problemática es nuestra generación porque me parece que ya no sabemos vivir sin la tecnología (o al menos así me siento yo) forma parte de mi vida y me da acceso a un montón de cosas: libros, arte, obras, música, que de otro modo no podría alcanzar. Así que me contradigo a mi misma, se que no necesito todo esto para ser feliz pero no me interesa dejarlo.
    En cuanto a las diferencias sociales creo que es algo que viene de la mano de la cultura mas que nada, conozco gente que no tenía nada y se esforzó por salir de la villa y gente que lo tiene todo y no le interesa avanzar ni superarse.
    Esto da para largo y la verdad es que me esta costando ordenarme :S
    Sigo por mensaje con vos jajaja.
    Besotes linda!!

    ResponderEliminar

Gracias por leerme! Ahora me toca a mi hacerlo: amo los comentarios largos, asi que a escribir sin miedo!